Recién tostado, siempre.

Tierra de café

Volviendo a las raices

Tostar es un punto crucial en el camino del café, si bien el momento de verdad aun aguarda a la taza, en esta etapa se define si el café estará a la altura del trabajo de todos los involucrados hasta ese momento en su camino. La mano final de una barista experimentada o aquel que lo prepara para todos en una percoladora en la oficina, será quien cierre esta senda que ha recorrido por meses o incluso años.

 

Haremos lo posible para que, sea donde sea que nuestro café de su último acto, llegando con todo y cada esfuerzo valdrá la pena, ya que sin duda el trabajo de todos antes de nosotros ha sido espectacular. Por ello, nunca paramos ahí, escudriñamos hasta llegar a la barra de nuestros clientes y ahí encontrar juntos la mejor forma de prepararlo, a su manera, a la forma de su personalidad, siempre delicioso.

Nuestros procesos:

Tostar, catar y repetir.

Buscamos convertir el trabajo de cientos de manos en algo que pueda disfrutarse todos los días y dejarte un sabor de boca interminable.

Por ello siempre haremos un espacio para compartir con amigos y clientes todo lo que ayude a alguien a tomar mejor café.

Tierra de café

Tostadora de especialidad

Cómo llegamos de la historia al sueño cumplido

Nuestra historia empieza así...

Nacidos en Chiapas, el amor al café es natural en nosotros, café con denominación de origen protegida en el que iniciamos hace más de una década como una cafetería, con la idea siempre de ofrecer productos de gran calidad, integrarnos a la tercera ola, era uno de los pasos naturales y al llegar al proceso previo a la preparación en cafetería, el tostado, cambiamos la cocina por el tostador y nació Tierra de café con una meta inicial: volver a las raíces, implementar procesos orgánicos y respetar a la naturaleza, para ello fue necesario voltear a ver a los mayores protagonistas de este mundo casi artesanal, los pequeños productores.

 

Abrimos en 2017 nuestro primer centro de café en Mérida, buscando poder compartir el mejor café de nuestra zona y la ciudad compartió con nosotros lo mejor de sí haciendo posible nuestro crecimiento para convertirnos en un sueño cumplido.

Nos convertimos en una referencia en la ciudad.

La disponibilidad para compartir todo lo que sabemos, la frescura de nuestros granos, su calidad pero sobre todo el alejarnos de todo aquello que hacía parecer que un buen café fuera inalcanzable, todo eso nos hizo notar al poco tiempo en una de las ciudades más bellas de nuestro México.

 

Amamos lo que hacemos y se nota, el tiempo no pasa cuando platicamos de café, hemos creado lazos fuertes con personas y empresas que siempre estarán orgullosas de compartir uno de los mejores cafés de México, el café de Chiapas.

Nuestra Visión

Creemos que lo más valioso en esta vida son las relaciones humanas, reforzar los lazos con las personas que amamos y convivimos es un momento bello de compartir por definición y en esos momentos siempre habrá un lugar para un buen café.

 

Educar y respetar, cada taza puede ser una hermosa experiencia, si sucede naturalmente, hemos aprendido que no se debe forzar a alguien a apreciar al café de alguna forma en particular, el respeto por los tiempos individuales y los gustos es de gran importancia. Si alguien está receptivo y muestra curiosidad por aprender sobre el café o alguna parte de su proceso, estaremos siempre encantados de compartir hasta donde nos sigan escuchando.

Nuestra guía

Lo parte más importante del café de especialidad es la comunidad y colaborar es la clave para lograrla. En Tierra de café siempre haremos lo posible para que, sea donde sea que nuestro café de su último acto, cada esfuerzo habrá valido la pena. El trabajo de todos antes de nosotros ha sido espectacular, por ello, nunca paramos ahí, escudriñamos hasta llegar a la barra de nuestros clientes y ahí encontrar juntos la mejor forma de prepararlo, a su manera, a la forma de su personalidad, siempre delicioso.

Creemos que lo más valioso en esta vida son las relaciones humanas, reforzar los lazos con las personas que amamos y convivimos es un momento bello de compartir por definición y en esos momentos siempre habrá un lugar para compartir un buen café. El amor al café nace de compartir momentos, experiencias y en nuestro caso conocimiento, siempre buscando mejorar tus tazas, un espresso a la vez, un vertido a la vez, la experiencia se acumula y debe compartirse para trascender.

Buscar que cada semilla se exprese, un balance entre movimiento, aire y fuego, es lo que hacemos cada día. Escuchar al café con todos nuestros sentidos, aun cuando es una semilla verde es una habilidad que buscamos mejorar sin descanso, hay mucho trabajo detrás de cada saco de café de especialidad, la responsabilidad de hacer las cosas bien es algo que tomamos muy en serio. En tierra de café estaremos listos cada nueva mañana para hacer nuestra parte.